Carretera Caños de Meca (A-2233) Km.11 (detrás Hostal EL Mero S/Nº) 

Barbate,  Cádiz    Cp.11159

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Cosas que hacer

   Turismo Activo

Desde nuestra recepción tendrás un amplio abanico de posibilidades, para llenar tus vacaciones de experiencias sin preocuparte de nada, nosotros nos encargamos.

¿Quieres relajarte y cargarte de energía positiva? En AROHAZ te ofrecemos la posibilidad de tomar sesiones de 'Qi Gong'. Se trata de una ginmasia energética que forma parte de la medicina tradicional china, basada en movimientos lentos y armoniosos. También podrás disfrutar sesiones de Reiki, Shiatsu, Reflexología Podal, Coaching, etc.

Podrás realizar tú Bautismo de Buceo, teniendo si es necesario el primer contacto con el equipo y los monitores en la piscina del hotel, para luego salir al mar.

¿Nunca has surfeado? Pues ha llegado el momento, en la maravillosas playa del palmar, con todo lo necesario para comenzar, incluso tablas especiales de aprendizaje.

Montar a caballo por el Parque Natural y por la playa (dependiendo de la temporada) ya seas principiante o avanzado, disfrutarás de unas vistas y sensaciones incomparables. Inigualable experiencia es salir a observar y aprender sobre el mundo de los cetáceos y delfines en el Estrecho, quien ha tenido la suerte de poder ver un rorcual o una orca, no lo olvida nunca.

Facilitamos también el Alquiler de bicicletas, rutas en Kayak, snorkel, trekking por el parque natural, etc...

 

   Turismo Cultural

Cádiz es una provincia llena de contrastes, que sorprende al visitante por la variedad y riqueza de lugares que visitar.

Empezando por sus playas vírgenes, o Los pueblos Blancos (Vejer, Medina, Ubrique..), Las Bodegas y Caballos Jerezanos, El Parque Natural de los Alcornocales (el mayor de Europa), Las ruinas Romanas de Baelo Claudia en la playa de Bolonia, Tarifa la capital del windsurf, El Parque Nacional de Doñana, etc...

   Parque Natural de la Breña

No puede entenderse los Caños de Meca sin el parque natural de La Breña, la protección que el monte proporciona de los vientos, dan como resultado un clima mucho más agradable sobre todo cuando nuestro querido viento de levante hace acto de presencia.

La Breña es un bosque relativamente reciente, en sus inicios era una dehesa y dunas de arena de las que por estar cerca del mar y el consabido peligro corsario, menos valor tenían en el antiguo Vejer. A finales del siglo XIX La sociedad amigos del Pais de la localidad, propone su repoblación con pino piñonero. La creación del Parque hasta lo que es hoy en día se produjo en diferentes repoblaciones a lo largo de casi medio siglo.

El acantilado de la Breña alcanza más de 100 metros en su parte más alta, donde se encuentra situada la torre del Tajo. Debido al material de la pared del acantilado, éste se disgrega en grandes bloques que caen al mar, por lo que a lo largo de la historia ha ido retrocediendo, dejando a su vez en el mar una sucesión de rocas, que ha propiciado un rico hábitat marino.

 

   Torre del Tajo

Es una de las visitas imperdonables para los visitantes de la zona. Despues de la Reconquista el Duque de Medina Sidonia mandó construir torres vigias que avisaban de la llegada de corsarios moriscos, se trata de una construcción de 14 metros de altura ubicada al borde de los acantilados para enlazar la visibilidad entre las torres de Barbate y Trafalgar.

Poseia un sistema de señales a base de disparos de Artilleria, fuego o humo mediante el cual avisaban a las poblaciones costeras y a las torres cercanas.

 

   Cabo Trafalgar

El lugar donde está enclavado el Faro de Trafalgar está cargado de historia, ya que en la época Romana existía un templo dedicado al Dios Juno.

Trafalgar proviene del árabe y significa “promontorio de cuevas”. Fueron precisamente los musulmanes los que en el siglo IX construyeron una torre de vigilancia cuyos restos perduran junto al Faro y que sirvió para la construcción del Faro actual.

Allí se produjo también la batalla naval más importante de la historia, La Batalla de Trafalgar, que enfrentó el 21 de octubre de 1805 a la Flota Británica con los aliados Franco-Españoles, que obtuvieron una dura derrota, por la superioridad técnica y táctica de la Armada Real Inglesa.